T. (+34) 934 442 846 · (+34) 619 036 742 · WhatsApp 24 h

Estrés, estatus social y drogas.

Mujer bebiendo

"Después de la guerra, era un alcohólico desesperado. Pero con ayuda, estuve limpio durante cinco años, ni un sorbo de alcohol."

"La vida me iba muy bien. Y luego, la recesión golpeó. Vinieron recuerdos traumáticos de la guerra. Perdí mi trabajo y ahora estoy a punto de perder mi casa porque no puedo pagar mi hipoteca. Estoy tan estresado por intentar llegar a fin de mes que he vuelto a beber ".

Cuanto más estrés experimentamos, más probabilidades tenemos de consumir drogas. Aunque el estrés podría haber sido incluido en el último capítulo sobre la vulnerabilidad, hay muchos aspectos interesantes para que se le dedique un capítulo. Una definición del diccionario de un factor estresante es un estímulo perturbador, como el miedo o el dolor, que altera las respuestas corporales normales. Cuando estamos estresados, a menudo estamos tensos, alertas y preparados para "luchar o huir". El estrés produce importantes cambios corporales que producen y refuerzan el estado de perturbación y preparación. Es una respuesta compleja que ha evolucionado en nuestros cuerpos porque es importante para nuestra supervivencia. Sin embargo, es una respuesta exigente y, como sabemos, el estrés constante y crónico puede ser emocional y físicamente perjudicial.

La respuesta del cuerpo al estrés

La forma en que nuestro cuerpo reacciona al estrés ha sido estudiada durante décadas. El estrés comienza con un estímulo en nuestro entorno que interpretamos como amenazante. Puede involucrar escuchar, ver, tocar, o todos estos sentidos. El cerebro integra estas sensaciones y, como resultado, la amígdala, el hipotálamo y la glándula pituitaria se activan. La amígdala y el hipotálamo son partes del cerebro asociadas con el miedo, la depresión y la integración de las funciones del cuerpo. La glándula pituitaria, que está controlada por el hipotálamo, se encuentra justo debajo del cerebro y libera las hormonas que el cuerpo necesita. Como parte de la respuesta al estrés, la ACTH, una hormona liberada de la glándula pituitaria, activa las glándulas suprarrenales, que a su vez liberan las hormonas del estrés, la epinefrina y el cortisol. Estas hormonas actúan en todo el cuerpo para prepararnos para una acción receptiva. La epinefrina aumenta el ritmo cardíaco y la presión arterial para ayudar al cuerpo a satisfacer las nuevas demandas. El cortisol aumenta el azúcar en la sangre (glucosa) para proporcionar más combustible para la energía necesaria para lidiar con el factor estresante, lo que promueve la síntesis de glucosa y ayuda al metabolismo de las grasas, las proteínas y los carbohidratos que producen glucosa adicional. El estrés crónico puede afectar a muchos sistemas orgánicos y dejarnos deprimidos, con dolores y molestias, náuseas, mareos, latidos cardíacos rápidos y agotamiento. El estrés también puede suprimir nuestro sistema inmunológico, lo que nos deja con un mayor riesgo de infección.

También hay respuestas emocionales y mentales al estrés. Normalmente, la corteza frontal, una parte altamente evolucionada del cerebro, regula las pruebas de realidad, guía la atención y el pensamiento, inhibe las acciones inapropiadas y regula la emoción. Pero bajo estrés, otras regiones del cerebro están fuertemente en juego. La amígdala activa vías de estrés en el hipotálamo y en el tronco cerebral, lo que resulta una pérdida de la regulación de la corteza prefrontal y nos dispone hacia las respuestas habituales en lugar de acciones controladas cognitivamente. Por lo tanto, el estrés provoca un cambio de respuestas reflexivas y moduladas a respuestas reflexivas conducidas emocionalmente.

Los factores estresantes pueden ser personales, lo que a una persona le puede estresar a otra  no. Hay muchos tipos de factores estresantes. Los factores estresantes ambientales incluyen, un desastre natural como un terremoto, el ataque terrorista del 11/9, o incluso cosas como sonidos fuertes incontrolables o luces brillantes. Los cambios en la vida, como el divorcio, la pérdida de empleo o muertes en la familia pueden ser factores estresantes graves. El lugar de trabajo puede ser estresante, y esto a menudo está relacionado con la cantidad de control que un/a empleado/a tiene sobre su trabajo y sus condiciones.

Además, los eventos diarios, como choques con el guardabarros, la pérdida de las llaves de la casa o el robo de un bolso o billetera pueden ser muy molestos. Debido a los peligros del estrés y las capas acumuladas de tensión, debemos desarrollar estilos y sistemas de soporte que nos ayuden a manejarlo. Los destructores de estrés incluyen el juego y el ejercicio, la meditación, la mejora de la dieta y la atención médica. 

Contáctanos

Estamos ubicados en Muntaner, 171
08036 · Barcelona.
Teléfonos: (+34) 934 442 846 / 619-036-742.
Correo-e: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Registro Sanitario

Codi Registre de Centres, Serveis i Establiments Sanitaris del Departament de Salut de la Generalitat de Catalunya:
E08620580

Psique Adicciones pertenece a Centro Internacional de Psicología S.L.
Para mayor información visite su sitio web Centro Internacional de Psicología

© 2010-2020 Centro Internacional de Psicología
Sitio creado por 08921 Solucions Creatives