T. (+34) 934 442 846 · (+34) 619 036 742 · WhatsApp 24 h

  • Inicio
  • Blog
  • El rango social afecta la ingesta de cocaína - I

El rango social afecta la ingesta de cocaína - I

Monos

Aunque solo se ha descrito aquí una parte de la historia de estrés temprana, muchos estudios de otros laboratorios respaldan estos hallazgos. Sorprendentemente, estos hallazgos no siempre son bien apreciados.

Incluso el libro de texto de farmacología no describe cómo los factores de la vida temprana pueden alterar la respuesta a las drogas en la edad adulta. Es notable cómo nuestro entorno infantil puede dar forma a una variedad de comportamientos cuando somos adultos. Podemos suponer que los factores estresantes en la vida temprana causan cambios en la expresión génica que se mantienen durante toda la vida mediante mecanismos epigenéticos.

El rango social afecta la ingesta de cocaína

El bajo estatus social a menudo se caracteriza por violencia, problemas financieros, mala salud, vergüenza y derrota, sentimientos de inferioridad e inseguridad, ansiedad y depresión. Todos estos son factores estresantes, y el consumo de drogas puede ser alto en esta población. La importancia del estatus social se ha demostrado claramente en estudios bien diseñados con animales. Por ejemplo, algunos científicos han realizado experimentos que muestran que el rango social en un grupo de monos puede afectar el sistema de dopamina en el cerebro y, en consecuencia, la cantidad de cocaína que se autoadministra. En un estudio, los monos (20 macacos cinomolgos) se alojaron individualmente durante un año y medio, y sus niveles del receptor de dopamina D2 se midieron mediante escáneres PET. Los receptores de dopamina D2, partes críticas del sistema de dopamina, se midieron porque se han asociado con un comportamiento adictivo. Las partes críticas de sus sistemas de dopamina, los receptores, se midieron cuando se alojaron solos. Luego, los animales se formaron en cinco grupos de cuatro animales cada uno, y los animales de cada grupo social vivieron juntos durante varios meses. Durante ese tiempo, los animales en los grupos formaron jerarquías sociales; emergieron monos dominantes y subordinados, como se esperaba.

Los monos dominantes fueron acicalados más a menudo por los demás, fueron más agresivos, y se sometieron a ellos con mayor frecuencia que los demás. Sus niveles del receptor D2 se midieron nuevamente mediante exploraciones PET, y también se midió su comportamiento de autoadministración de cocaína.

Los resultados fueron notables. ¡Los niveles de receptores de dopamina D2 aumentaron en los cerebros de los animales que se volvieron dominantes, pero no cambiaron en los animales subordinados! Hubo una relación entre el estado social y los niveles de receptor de dopamina D2, y cuando se descubrió que los niveles eran más altos, el estado social era más alto. Debido a la discusión anterior de que los niveles bajos de D2 se relacionan con una mayor toma de drogas, se examinó la ingesta de drogas de los animales dominantes y se comparó con la de los animales subordinados. Los animales dominantes, los que tenía los niveles más altos de receptor D2, tomaron menos cocaína que los animales subordinados.

Colocar a los animales previamente aislados en una situación social, donde algunos se vuelven dominantes, cambió la bioquímica de las violaciones de los dominantes y los hizo menos vulnerables a la cocaina, en solo unos meses. Nuestras situaciones sociales, o rango social como se quiera llamar, pueden influir en nuestros cerebros y nuestra vulnerabilidad a tomar drogas, y presumiblemente nuestra vulnerabilidad a otros problemas también. Esto tiene muchas implicaciones y preguntas para nuestras vidas. ¿Qué hay en nuestro cerebro, personalidad o entorno que determine nuestro impulso de dominación (o sumisión), y cómo afecta esto a nuestro cerebro para que ocurran cambios cruciales en el cerebro? Podemos intentar una respuesta razonable para la segunda pregunta. La información sensorial, como el estrés, activa los sistemas de neurotransmisores en el cerebro, y la activación de las vías del neurotramisor puede producir alteraciones (o plasticidades) en estas vías. Un tipo de alteración es un cambio en los niveles de receptores u otros componentes del proceso de neurotransmisión.

Rechazo social

Todos experimentamos lo que podríamos llamar "derrotas sociales" en nuestras vidas. Por ejemplo, ser rechazado cuando le pides a alguien que baile, que te ridiculicen públicamente o que te excluyan de un grupo social que es importante para ti. Además, puedes sensibilizarte de tal manera que te sientas rechazado más fácilmente cuando te enfrentes repetidamente a la misma situación de derrota. Dependiendo exactamente de cuál sea la derrota y de su situación social, necesidades, madurez y resilencia, puede verse afectado significativamente. Sin embargo, todos han experimentado situaciones de derrota social que pueden ser bastante devastadoras, y es comprensible que algunos recurran a las drogas para lidiar con el dolor emocional. Esto ha sido estudiado en animales. Por ejemplo, colocar dos ratas macho juntas bajo ciertas condiciones resulta en que un animal se subordine o sea derrotado. Podría acostarse boca arriba y diferir al animal más dominante. En general, los animales socialmente derrotados se comportan de manera diferente. Exploran menos y son menos activos, se alimentan y comen menos, y participan en el comportamiento reproductivo con menos frecuencia. Y aquí está la parte interesante. Los animales derrotados también toman algunas drogas como la cocaína más fácilmente. Específicamente, algunos experimentos muestran que los animales derrotados aprenden a tomar cocaína más rápido que los animales no derrotados.

Contáctanos

Estamos ubicados en Muntaner, 171
08036 · Barcelona.
Teléfonos: (+34) 934 442 846 / 619-036-742.
Correo-e: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Registro Sanitario

Codi Registre de Centres, Serveis i Establiments Sanitaris del Departament de Salut de la Generalitat de Catalunya:
E08620580

Psique Adicciones pertenece a Centro Internacional de Psicología S.L.
Para mayor información visite su sitio web Centro Internacional de Psicología

© 2010-2019 Centro Internacional de Psicología
Sitio creado por 08921 Solucions Creatives